La Contactología es una especialidad de la Optometría en constante evolución.

La adaptación de una lente de contacto debe ser muy personalizada para cada paciente, debido a la multitud de materiales, curvaturas, aberraciones, etc. Las lentes de contacto es un producto sanitario que debe ser controlado por un especialista, porque puede haber un  factor de riesgo de patologías corneales (infecciones, úlceras, erosiones).

Para llevar muchos años las lentes de contacto sin problemas tienes que:

Cumplir con el remplazo de las mismas.

Usar el líquido adecuado y recomendado por el contactólogo.

Revisión anual.


Existen diferentes tipos de lentillas, entre ellos podemos encontrar:

Blandas

Este tipo de lentes de contacto han evolucionado mucho en los últimos años con la incorporación de nuevos materiales como el Hidrogel de silicona, el cual proporciona mayor DK, (es el paso de oxígeno a través de la lente de contacto, para nutrir la córnea).

Rígidas gas permeable

También ofrecen un alto paso de oxígeno, aunque la adaptación suele prolongarse más ya que al principio pueden resultar más incómodas para el usuario.

Híbridas

Este tipo de lentes de contacto es una unión de dos materiales, uno blando en la zona periférica de la lente y otro rígido (RGP) en la zona central. Ofrecen las ventajas de las lentes RGP y una mayor comodidad de uso.

Si está considerando la posibilidad de comprarle lentes de contacto, su hijo debe ser capaz de seguir los siguientes consejos de seguridad:

Lavarse siempre las manos antes de limpiar o ponerse las lentes, y secárselas bien con una toalla limpia y sin pelusa.

Frotar, enjuagar y desinfectar sus lentes de contacto según las indicaciones, y sólo con las soluciones y los productos recomendados por su profesional de la vista.

No exponer nunca las lentes de contacto a ningún tipo de agua o saliva.

No dejarse las lentes de contacto puestos por más tiempo que el prescrito en el cronograma de uso; eso significa que no debe dormirse con ellas puestos si no fueron prescritas para usarse así.

Nunca usar las lentes de contacto de otra persona.

Siempre tener una receta para cualesquier lentes de contacto que use.

Al practicar algún deporte, usar gafas protectoras encima de las lentes de contacto.

En general, siempre tener a la mano un gafas por si acaso.

Nunca ponerse una lente de contacto si el ojo está rojo.

No ignorar una picazón, ardor, irritación o enrojecimiento del ojo porque podría ser indicio de una infección potencialmente peligrosa; quítese las lentes de contacto y acuda a su profesional de la vista.

Maquíllese después de ponerse los lentes de contacto, y retírelas antes de quitarse el maquillaje.

Un buen reciclaje de las lentillas ayudará a cuidar el planeta, para ello recuerda tirar al cubo orgánico la propia lentilla, al cubo de plástico el blister y al cubo del cartón/papel la caja.

reciclado de lentillas

La miopía es común en los niños y tiende a aumentar a medida que crecen. Si una persona desarrolla miopía severa cuando es niño, puede ser susceptible de tener otros problemas oculares como desarrollo precoz de cataratas o un desprendimiento de retina en la edad adulta. Las lentes de contacto blandas MiSight deben usarse a diario para corregir la miopía y retrasar la progresión de la miopía en niños con ojos sanos.

  • Adaptación nocturna, Ortoqueratologia u ORTO-K ( lo que pone)
  • Adaptación diurna: Es una lente de contacto blanda que cuando se coloca en el ojo, una parte de la lente de contacto corrige el error de refracción para mejorar la visión a distancia en ojos miopes, similar a una lente correctiva   estándar. Además, los anillos periféricos concéntricos en la lente enfocan parte de la luz frente a la retina (la parte posterior del ojo). Se cree que esto reduce el estímulo que causa la progresión de la miopía. Recientemente la FDA a aprobado la seguriadad y eficacia de la MiSight demostrando que relentiza la miopia en un 59%.

Queratocono

Alteración ocular en la que se produce un adelgazamiento progresivo de la zona central o paracentral de la córnea. Su forma esférica habitual cambia por una cónica, originando un astigmatismo irregular que distorsiona las imágenes y una sucesiva disminución de la visión, no mejorable con gafas ni con lentes de contacto tradicionales cuando está en fases más avanzadas.

Post-queratoplastia

Tras realizarse un trasplante de córnea, puede quedar un astigmatismo corneal elevado, el cual provoca disminución de agudeza visual. Por ello, una adaptación de lente de contacto especial puede ayudar a alcanzar una mejor visión.

Pediátricas

En ciertas ocasiones algunos pacientes pediátricos requieren la adaptación de lentes de contacto debido a fuertes ambliopías (ojo vago), anisometropías (defectos de graduación muy diferentes de un ojo a otro), afaquia (ausencia de cristalino), astigmatismo elevados, etc.


Si desea obtener más información acerca de nuestro servicio de OPTOMETRÍA Y CONTACTOLOGÍA

puede llamarnos al teléfono 963 637 420